domingo, 26 de diciembre de 2010

En invierno el campo tiene una luz especial, la humedad de la mañana se queda en las piedras, en los troncos desnudos... iba con mi madre a recoger musgo para el belén y me llenaba de paz esa luz y ese olor.

hacia la sierra-
bajo este sol de invierno
brillan los campos.

4 comentarios:

Antonio dijo...

¡Cómo llegan los haikus que uno ha llegado a vivir! Intenso el haibun y precioso el haiku.

Un saludo de este manchego con alma serrana.

Abrazossssss.

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

¡Que bueno Llanos! Es un haiku muy especial. Se nota que esa vivencia te toca el corazón de una forma especial.

Un abrazo, Mercedes.

Athenea dijo...

No conocía las técnicas del haiku, pero ya veo que es muy difícil, plasmar en tres versos toda una infancia, me ha encantado. Gracias.

Llanos dijo...

Antonio, es cierto...se te nota el alma serrana en tus haikus, por eso estamos siempre cerca. Gracias, "mancherrano" ;-). Y gracias a ti , Mercedes, por pararte a descubrir lo que hay detrás de las palabras.
Athenea...te veo escribiendo haikus... Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar, estás invitada al próximo curso de la AGHA ;-)
Abrazos.