domingo, 19 de diciembre de 2010

Hoy casi paso el límite,
casi piso el abismo,
casi me doy de baja de la vida.
Hoy casi rompo todo:
casi me rompo a mi.
...Pero aquí estoy
retomando,
insistiendo,
empeñada
en esperar el día
y admirar
todo cuanto hay de bello en el camino.

4 comentarios:

MERCEDES PÉREZ "KOTORI" dijo...

Cuando volvía de Albacete, de estar con todos vosotros, de recibir vuestros abrazos y vuestras sonrisas, sentí, como siempre por esas tierras manchegas, algunos de los momentos que por lo que sea, expreso en forma de haiku. Éste, te lo dedico.

Los llanos...
en la siembra anegada
las nubes...


Un abrazo grande y fuerte. Con todo mi cariño, Mercedes.

Llanos dijo...

Gracias, Mercedes. Me emociona que me dediques ese haiku, que, además, es precioso.
Siempre viene bien una palabra cariñosa, de ánimo, llena de belleza. Esa belleza que siempre nos empeñamos en verle a la vida a pesar de todo y que tú reflejas en esos haikus que tanto me llegan.
Un abrazo grande y apretao. ;)

Angel Javier dijo...

Ni se te ocurra romperte! Eres parte mía y me romperías a mí también... Creo en tu voluntad de disfrutar pese a todo, porque esa es tu mayor energía.
Un abrazo muy grande, Llanos

Llanos dijo...

No me he roto, querido Ángel, aquí sigo empeñándome (en gerundio y reflexivo) en cambiarle el color a las cosas. Tus palabras son siempre un abrazo y un respiro en el camino, eres parte mía.
Un abrazo inmenso.