viernes, 26 de agosto de 2011

ni me queda París

Te recuerdo en la puerta de Maxim's,
escucho nuestras risas en el parque
bebiéndonos a morro
el vino de Borgoña.
Te recuerdo tocando las estatuas del Louvre
mientras yo te contaba,
te cantaba,
te amaba.
Ahora no bebo vino
ni vivo de tu amor
-descubrí tras tu rostro aquella sombra.
aquello fue otra broma
como la de Maxim's-.
Ya no guío tu mano,
ni canto al son que marcas,
ni me queda París.

2 comentarios:

Antonio dijo...

Mola...;-)

Sensación, sentimiento, recuerdo, olvido, pasado y presente.

Un abrazo.

Llanos Guillén dijo...

;) Gracias, Antonio, sabes que me mola que te mole. Otro abrazo de vuelta